Soy consciente de que me he pasado la vida teniendo razón. No lo digo con prepotencia, es un hecho totalmente constatable. Mis creencias y pensamientos siempre han sido los acertados. La categoría de los mismos resulta absolutamente indiferente, cada uno de ellos, en su debido momento, han sido los mejores.

Cuando era sindicalista me llenaba de orgullo saber que yo tenía razón ante los opresores laborales. El día que me convertí en empresario enseguida fui consciente de que había acertado en mi decisión. Era capaz de distribuir riqueza entre todos mis colaboradores, incluidos aquellos que pertenecían a un sindicato y me ponían zancadillas.

Yo siempre he evolucionado desde posiciones donde he tenido razón hacia posturas en las que también la he vuelto a tener.

Ser consciente de que me voy a unir en cada época a los que están en posesión de la verdad es algo fantástico, me aporta una gran seguridad. Mis planteamientos cambian, pero siempre recalan en nuevos espacios veraces. Esto se produce en todos los ámbitos de mi vida.

No soy soberbio, comprendo a los que están equivocados, muchas de sus ideas ya las he tenido yo, simplemente se han quedado atascados en viejos patrones de pensamiento.

He pertenecido a muchos grupos sociales, filosóficos y espirituales, uniéndome en cada momento a los mejores.

Siempre me he acercado con precaución a los diferentes representantes de las más variadas creencias. He preguntado, conocido y solo después de saber que estaba ante las ideas más acertadas de todas cuanto existen las he hecho mías.

Todas mis vivencias tienen un mismo hilo conductor, son la consecuencia de mi propia transformación humana. Me permito el libre albedrío para acogerme a una tendencia u otra según mi propio criterio. Políticamente he simpatizado con diversas líneas de pensamiento, eligiendo siempre aquellas ideas que contenían la verdad, al tiempo que abandonaba el ideario de los que se negaban a evolucionar.

Me resulta muy fácil darme cuenta de lo equivocados que están mis rivales políticos. Mi partido me proporciona mucha información independiente para discernir entre lo verdadero y lo falso. Saberme acertado y al lado de los que desinteresadamente se muestran honestos y sinceros me proporciona una gran seguridad personal. ¡Qué tranquilo me quedo!

He transitado por los caminos filosóficos más certeros. Me enorgullece mirar mi pasado y ver la lógica de cada una de mis decisiones. He practicado la alimentación más idónea en cada momento. Cuando me ha tocado ser carnívoro he sido un entusiasta. Llegado el día en que he cambiado de idea, he pasado a liderar todas las iniciativas que tenían como objetivo hacer ver a los que crían animales para consumo humano lo perjudicial de su acción.

A nivel emocional y psicológico siempre he permanecido junto a los que han enseñado los mejores métodos. Las prácticas que he realizado han estado en consonancia con mi crecimiento humano. Según este se producía me iba dando cuenta de cómo mis creencias dejaban de satisfacerme, entonces las abandonaba y me unía a las más acertadas.

¿Y qué decir de mi vida espiritual? Pues que, desde que he podido decidir por mí mismo, siempre me he acercado a aquellos que difundían las verdades más profundas. He pasado de ser un ferviente seguidor de los cánticos más sonoros al más profundo silencio. Mi gran habilidad ha sido haber sabido elegir siempre el lugar donde se difundían las grandes verdades de la humanidad.

Con el paso de los años he comprobado que mi manera de vivir me hace mejor persona que quienes eligen otras formas de vida. Miro a los que están equivocados con amor y compasión. Incluso rezo para que pronto puedan darse cuenta de la verdad y se acerquen a los que son como yo.

Muchas veces me pregunto cuál es el motivo por el que existe tanta gente “ciega” ante la verdad. A mí descubrirla me ha resultado relativamente sencillo. Escucho a los que saben más que yo en cualquier materia de la vida. Son gurús que están altamente cualificados para expresar sus ideas. Te guían por los distintos aspectos de la vida. Prevén mejor que nadie qué es lo que puede ocurrir en un futuro. Te facilitan la vida. Estos gurús están en todas las partes. Los puedes encontrar en la religión, economía, filosofía, salud y sociedad. Muchos de ellos están para ayudarnos. Hay que oírles, prestarles atención y decidir quién de ellos tiene razón. Yo los considero a todos bienintencionados, aunque solo unos pocos conozcan la verdad. Estos últimos son con los que yo estoy.

Lo que no entiendo es por qué hay tantas personas aferrándose a su verdad. No saben el daño que se hacen a sí mismos y a los demás. Persiguen ideales totalmente equivocados. Y lo peor de todo: no es que sean unos inconscientes respecto a la verdad, es que difunden sus incorrectos planteamientos entre las masas con la pretensión de encontrar nuevos ilusos que se unan a sus ideas.

¿Cómo es posible que coexista tanta gente creyéndose en posesión de la verdad cuando esta solo es una? Yo la conozco, ¿pero cómo consigo que los demás se acerquen a ella? Habrá que hacer algo y pronto, porque a este paso vamos a acabar conviviendo con siete mil millones de verdades en el mundo, una por cada habitante de la Tierra, y esto no se puede consentir, gente creyendo que puede diseñar su vida a partir de sus propias ideas, personas que pretenden sentirse seguras siendo ellas mismas, humanos que solo escuchan a su corazón. ¿Qué pretenden, ser felices? ¡Qué horror! ¡Qué equivocados están!

Hay que hacer algo rápido. Si no logramos que la humanidad escuche a quienes saben, a los que nos guían por el buen camino, a los poseedores de la verdad, a aquellos que nos protegen, a los que cuidan de nuestro bienestar, a quienes guardan nuestro dinero, a los que salvan nuestras almas, ¡a los gurús!; si no logramos que la gente se inyecte en vena la verdad, pronto, en unos años, a este planeta no lo va a conocer ni la madre que lo parió.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies